http://www.zoomadrid.com Nuestra pequeña cría de Jirafa ya controla perfectamente sus movimientos y se atreve a dar sus primeros trotes por la instalación interior. Su madre y su "tía" están pendientes de él continuamente e incluso en algunos instantes le "obligan" a moverse, con el fin de que adquiera seguridad para cuando llegue el momento de salir a la pradera exterior. En cuanto la climatología sea la apropiada, con las lluvias puede sufrir algún resbalón, el pequeño saldrá a conocer a sus compañeros de la pradera africana